Ciudad adentro

por
PP Roque

En las últimas décadas, la industria del turismo, en especial la de los viajes, se ha diversificado y especializado. Importantes y sólidos estudios demuestran cuán bien reporta a la mente y al cuerpo esta actividad. Mientras las formas de turismo de mayor auge siguen siendo los multidestinos y los tailor-made (hecho a medida), muchos persisten, indistintamente, en las modalidades de turismo cultural, deportivo, el eco-friendly y el experiencial.   

¿Has pensado algunas vez en hacer turismo en tu propia ciudad? ¿Tienes total certeza de haber visto todo? Más allá de los límites impuestos por el bolsillo, existe una infinidad de sitios que deslumbran al visitante y los cuales pasan inadvertidos, porque los visitábamos de chicos con nuestros padres, porque no están de moda ahora, o porque no figuran dentro de nuestros intereses inmediatos. ¿Has pensado qué hace de Cuba un destino a la moda? Al revisar guías, revistas de viajes, boletines de agencias, paquetes turísticos, etc., comprobarías que los itinerarios propuestos (y que tanto cuestan) incluyen sitios que nos rodean, pero que pocas veces visitamos con tiempo. Preparar un itinerario ideal para nosotros o para compartir con amigos, parejas y familias, puede resultar más divertido y económico de lo que imaginas. La ventaja de ser «nacional», te ofrecerá tiempo suficiente para reparar en detalles y mejores precios. También podrás dividirlo en etapas a completar los fines de semana o en los ratos libres.

Una ruta clásica de la capital cubana contiene un espacio para la arquitectura. En ella no podrá faltar la visitar al Castillo de los Tres Reyes del Morro, un recorrido por las plazas de La Habana Vieja, por algunas de las casonas más importantes de El Vedado y Miramar, el Cementerio de Colón, la Plaza de la Revolución y el Malecón. Las artes se visitan en un segundo momento. Indispensables: el Museo de Bellas Artes, la Fototeca de Cuba, el Museo de Artes Decorativas, Fusterlandia, durante la noche: Fábrica de Arte Cubano. Un tercer tiempo lo ocuparán parques, jardines y playas, destacándose el Jardín Botánico Nacional, el Parque Metropolitano, La Quinta de los Molinos y las Playas del Este.

Podrás consultar las particularidades de cada sitio con la asistencia de guías locales, folletos o Internet. También deberás tener en cuenta vestir ropa y calzado adecuados, según el lugar. Además, es importante seguir un orden geográfico, de modo que termines en un punto distinto al que empezaste y no pierdas demasiado tiempo desplazándote.

Aunque hayas visitado estos lugares en el pasado durante tu infancia, esta vez serás tú el organizador(a) y protagonista: la experiencia será otra, y, al final, sentirás que el día fue diferente.

Menu