Amina Blue rompe barreras

por
María Carla Figdomech

Con 155 cm de altura y curvas peligrosas, Amina Blue se ha convertido en la más reciente sensación de la moda neoyorquina. Su rostro angelical y demoniaco a la vez, apareció primero en varios videoclips, y ha inspirado a Kanye West en los desfiles de su marca Yeezy Season. Luego, la chica conoció, a través del propio rapero –quien se autocalifica su padrino– a Carine Roitfeld. La ex directora de Vogue Francia quedó hechizada por su encanto y su fuerza. La ha convertido en su modelo adorada, y ya la invitó a posar para la publicación CR Fashion Book junto a las estelares Gigi y Bella Hadid.

Hija de un matrimonio germano- musulmán y nativa de Queens, Blue lleva sus 24 años a todo tren. Con su slogan «I am the influence», conquista pasarelas y conciencias porque, distante del mínimo 1,70m y de las tallas 90-60-90, representa valores diferentes de los tradicionales en la industria. Vegana confesa, fan de los tatuajes y enemiga del alcohol, posee convicciones bien definidas. Piensa y actúa en consecuencia, como cuando se bajó de unos tacones altísimos en pleno desfile porque los encontraba incómodos y temía caerse.

¿Cuál es su secreto? Ser realista, pero con plena confianza en sí misma. Como ves, no es una poción mágica. Seguramente concordarás con ella.

Menu