Con rumbo al destino

por
María Carla Figdomech

Tesla es mucho más que un negocio o un sueño. En un mundo asediado por diversas crisis, su propuesta va más allá de una osadía caprichosa: su automóvil ciento por ciento eléctrico ya está en las calles y recorre hasta 450 Km con plena autonomía.

Elon Musk es el Presidente y Director Ejecutivo de la compañía. Ha invertido parte de su fortuna y todo su ingenio en reclutar a los mejores diseñadores industriales e ingenieros automotrices del planeta para hacerlos partícipes de su proyecto. Amasó sus millones con PayPal, nacida de la fusión de X.com y Confinity para operar sistemas bancarios vía internet. Desde entonces, son habituales los pagos online, idea que ha revolucionado la noción del comercio, incluso a escala doméstica.

Pero en Silicon Valley hacer realidad un sueño es negocio. Pronto la imaginación de Elon Musk revoloteó lejos y convirtió códigos binarios en transacciones. Quiso materializar el invento de Nikola Tesla de 1882 en un vehículo moderno. Por eso fundó Tesla Inc. (inicialmente Tesla Motors) en Palo Alto, California, que en 2015 ya sumaba 14 mil empleados y la superficie rondaba los 13 km².

¿Dónde está el misterio?

El auto de Tesla nos transporta directamente hacia un futuro a corto plazo. Su sistema de baterías iónicas de litio es el paso firme hacia una industria automotriz sostenible, en la cual se reciclan muchos de los componentes para completar el ciclo productivo ecológico a amplia escala.

El resultado no se hizo esperar. Destruyó los mitos sobre los inconvenientes de los autos eléctricos, y entregó un modelo funcional que alcanza hasta 250 km/h en menos de 16 segundos; se climatiza sin reducir la autonomía; y ofrece un margen de ocho años de garantía para el sistema de baterías. Como no requiere otros subsistemas típicos en los motores de propulsión térmica, el diseño contempla un espacio para almacenamiento. De este modo, podemos irnos de vacaciones con nuestras maletas en su interior. ¡Y, además, es bello!

Puro crecimiento

Hasta el día de hoy, Tesla ha presentado cinco modelos. Tras Roadster, el deportivo pionero y su segunda generación versión Roadster Sport, llegaron ModelS –una berlina o liftback de lujo–, Model X – un suburbano o todoterreno (SUV) para siete personas– y Model 3, con puertas que abren hacia arriba, una claraboya a techo completo y baterías colocadas bajo el suelo del vehículo.

Para el futuro cercano, prevén colocar en el mercado Model Y, versión crossover de Model 3. La decisión acerca de los nombres se debe a la divertida idea de que sus modelos, con excepción de los Roadster, se lean como la palabra S☰XY. Tiene razón. Nada tan sexy como tener el auto que deseamos. Podemos elegir el que nos hace felices, sin comprometer la alegría de nuestros hijos. El único obstáculo: nuestro bolsillo. Esa es la próxima meta en el viaje de Elon Musk.

 

Menu