El arte caminante de Yadira Capote Thondike

por
Anasús

La joven diseñadora Yadira Capote Thondike es amante de la alta costura. Piensa que en esta se expresa al máximo, tiene mucho para entregar en ese y en el mundo de la demi-couture al que también dedica empeños. Lo importante es vestir a una mujer elegante y contemporánea, recalca mientras conversa con Garbos antes de contar un poco más de lo que ha sido el mundo del diseño y la moda para ella. Ahora lo compartimos contigo.

¿Cómo y por qué llegaste al diseño?

Es un mundo que siempre me llamó la atención; sentía que era exactamente lo que deseaba hacer porque siempre me ha gustado crear. Comencé en Cuba en El Vedado, tejiendo con mi abuela en mi casa en los años 90, para ayudar a la economía de la familia. Poco a poco fue creciendo esa pasión, aprendí a coser a temprana edad para crearme exactamente lo que deseaba.

Me gradué en Pedagogía Infantil en la Facultad Salvador Allende de la Universidad Pedagógica Enrique José Varona y continué tejiendo y cosiendo como hobby, aunque mi pasión crecía sin medida e involucré a mi hermana y, con mi abuela como guía, llegamos a vestir a todas nuestra amistades y conocidos con éxito, respetando sus gustos pero con un toque de consejo nuestro para marcar la diferencia. Así vino la idea, a inicios de los años 2000, de realizar carteras en vinil con flores incrustadas para combinarlas con las piezas de vestir que realizábamos. Fue un boom, todos las adoraban.

Al llegar a Suiza buscando trabajo en mi profesión, me llegaban propuestas de diseño y sastrería. Entonces decidí estudiar diseño de moda en Milán, Italia, para perfeccionar lo que había aprendido en la Isla junto a mi familia. Debo decir que es un mundo fascinante, lleno de novedades y gustos. Fue la mejor elección, un hobby que convertí en mi trabajo, mi pasión.

¿En qué te inspiras?

Generalmente me inspiro en la naturaleza y la arquitectura, que enriquezco con el día a día, con una lectura, una foto, un movimiento. Es algo que se siente, como un tejido fabuloso que al tocarlo ya sabes qué hacer; un sueño, un olor, un sabor.

¿Qué muestra la colección que presentas a Garbos?

Esta muestra de la colección otoño invierno «comeback» es la continuación de la anterior, llamada primavera verano «let’s go!» dedicadas a un viaje, a momentos. Son piezas estructuradas y femeninas, clásicas contemporáneas, vestidos con plumas para los momentos especiales, tejidos en mixto de lana y seda que embellecen la pieza, y que cuando se usan también son un placer para la piel. Las capas son los artículos más contemporáneos. Aquí utilicé el patchwork como elaboración, para obtener estos efectos un poco arquitectónicos, más fríos, combinando colores contrastantes y materiales diferentes, saliendo de lo convencional.

¿Cuáles son los mejores momentos que hasta ahora te ha regalado esa pasión?

Lo primero llegó en mis pasos iniciales en Cuba, cuando mi pasión por la moda era aún un hobby, y se presentó en mi casa la actriz de televisión Dianelys Brito. Ella deseaba un completo de falda gitana y blusa. Yo era un mar de nervios, pues no me creía el tenerla en mi casa. Otro de los mejores momentos fue en Italia, cuando recibí la noticia de que la cantante italiana de rock Dolcenera, escogió el vestido plumado «fusion» de alta costura, para su cover del single Niente al mondo.

Otros momentos muy satisfactorios fueron los de ver las piezas que he diseñado llevadas con placer, glamour y elegancia. Un cliente privado es otra de mis alegrías, pues un vestido a la medida es único; es un trabajo difícil pero gratificante, desde el diseño hasta la pieza terminada, realizado artesanalmente por manos expertas del mundo de la sastrería.

¿Qué piensas del diseño y la moda?

Son corrientes expresivas, inspiración y búsqueda constante de lo nuevo, del pasado contemporáneo. Pienso que el mundo sin esto sería completamente aburrido y monótono. El diseño es la imaginación y la creatividad. La moda se ve afectada en la actualidad por las copias y la «moda barata» y no porque sea barata si no por lo que contiene y provoca ese producto.

Muchas veces no se le da la importancia que lleva y se disminuye mucho su valor. Muchos creen que el diseño y la moda son cosas simples sin esfuerzo alguno, y eso es un error.

Menu