El honor de ser las damas

por
Claudia Pérez Vila

Estás invitada a una boda y no sabes qué ponerte. El horario, la estación del año, el tema y también tu participación en la misma, son detalles a tener en cuenta.  Lo primero: vestir de blanco nunca, porque la novia y su vestido son los protagonistas, son ellos quienes deben tener la atención de los invitados. En este texto te ofrecemos ideas de cómo ir vestida según el tipo de boda. Pero, recuerda que cualquier conjunto debes ajustarlo a tu silueta y a tu estilo.

Gala o etiqueta: Preferiblemente lleva un vestido largo hasta el piso confeccionado con materiales pesados (pedrería, lentejuelas) y elaborados diseños. El peinado debe ser formal, accesorios de noche, maquillaje profundo y tacones altos para aportar elegancia.

Semi-formal: El abanico de opciones es amplio, puedes moverte por los vestidos tipo coctel, conjuntos de falda y blusa elegantes o pantalones y blusas o camisas de noche.  Evita los excesos de brillo, vestidos extra largos y peinados suntuosos.

Casual: Aquí entran las bodas en playas, campos, jardines y parques. Puedes lucir vestidos veraniegos o informales, sin llegar a ser de playa, faldas, blusas y pantalones teniendo en cuenta la hora, lugar y estilo del evento. El calzado debe ser cómodo, sin llegar a las sandalias, aunque, si lo son, que tengan un poco de tacón.

Temáticas: Escoge el vestuario según el tema. Si es en una playa, intenta que la tela sea ligera, suave, con estampados o no, dependiendo de la temporada. Usa accesorios y calzado discretos. Asegúrate de que el vestido sea cómodo y esté acorde al tema.

 

Menu