Estos son los hábitos diarios que ensucian tu pelo

por
Redacción Garbos

Muchas veces nos extrañamos de que, a pocos días de haber lavado nuestro cabello, luzca sucio. La respuesta debe estar, seguramente, en algunos hábitos diarios que practicamos, incluso, sin darnos cuenta. Y esto nos ocurre tanto si llevamos el pelo corto, medio o en largas melenas.

Aquí algunos de ellos que puedes cambiar o evitar del todo:

El tipo de champú:

Todos los cabellos son diferentes. Y algo que podemos hacer para mantenerlo sedoso y con brillo es usar el tipo de champú que mejor complemente sus características. Un producto que no sea apropiado a nuestro pelo, puede dañarlo. Cabellos teñidos, rizados, secos, o grasos. Para todos existe una fórmula. En el caso del cabello graso, por ejemplo, debes evitar el champús extra hidratante. En cambio opta por uno que posea pH neutro.

El tipo de suavizante:

Al igual que el champú, el acondicionador puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo. La clave está en cómo aplicarlo. Si posees el pelo graso, no necesitas prescindir del suavizador. En cambio debes aplicarlo en la raíz, solo a partir de la mitad de tu cabello, y siempre en dirección hacia abajo.

La temperatura del agua:

Siempre caliente. Elimina mucho mejor la suciedad y la grasa. Para el brillo, que el último enjuague sea con agua fría.

Dormir con el pelo suelto:

Para evitar que el cabello se ensucie, debes hacerte un moño o una trenza para dormir.

Sábanas limpias:

Debes cambiar las sábanas una vez a la semana. Así protegerás tu cabello del sebo capilar que queda impregnado en las almohadas o las sábanas.

Cepillos y peines:

Por supuesto que el estado de tus peines y cepillos influye en la limpieza de tu cabello. Depende del tipo de cepillo que uses, deberás limpiarlo frecuentemente o cambiarlo por otro.

Tocarte el pelo todo el tiempo:

Ya sea para acomodarlo, para quitarlo de tu cara, recogiéndolo o soltándolo, o por alguna manía que tengas, tocar continuamente tu pelo no es nada recomendable. Haz la prueba, verás cómo se mantiene más tiempo libre de grasa. En cambio, cepillarlo con un peine en buen estado todos los días es una garantía de cabello sano y sin grasa, siempre que lo hagas de la mitad hacia abajo.