HAPE, desde la azotea de La Habana

por
Diana Ferreiro

Sobre La Habana Vieja, al atardecer, un piquete de artistas se reúne delante de un público pequeño, selecto. Un público que es en su mayoría, y de muchas maneras, artista también.

Suena Sigrid, suena Yissy & BANDANCHA, suena El Menor, suena el rap de Con100cia y la trompeta de Yasek Manzano. Suenan las máquinas de Isnay Rodríguez (Dj Jigüe) y el flow de Niño Fony y de El Individuo.

Suena HAPE Collective, esta vez presentados por el Dj y productor británico Gilles Peterson, quien cerrará la noche detrás de las máquinas.

Y uno siente que cualquier cosa puede suceder en un lugar como ese, con tanta buena música y tanto talento alrededor.

Nacidos en La Habana en 2016 de la mano de un grupo de Djs, promotores culturales y amantes de la música, HAPE Collective tiene un propósito claro: conectar las industrias musicales, las instituciones y los artistas. Y dejar que la música hable por sí misma.

«Somos una plataforma que promueve el intercambio cultural a través de encuentros de ruptura de barreras. Celebramos la diversidad, la creatividad y el patrimonio cultural, centrándonos en el descubrimiento de la música, las personas y los lugares.

«Al poner en el centro la mezcla cultural, la sed insaciable de modernizar las raíces, nos esforzamos por alimentar el contenido de diversas partes del mundo de forma circular para promover la fertilización cruzada», aseguran sus creadores.

Una vez al mes se abre este espacio de interacción que incluye la promoción de importantes figuras jóvenes del circuito alternativo habanero y que constituye además punto de encuentro entre productores, artistas, realizadores, amantes del buen arte y mucho más, facilitando además la colaboración internacional.

HAPE Collective se encuentra hoy en más de diez países, uniendo artistas de Cuba, México, Estados Unidos, Italia, Bélgica, Chad, Reino Unido, etc.