Irresistible, ¿con los pelos de punta?

por
María Carla Figdomech

El corte pixie nunca causó tanto furor como ahora. Si tu melena se fatigó porque no te resististe a una sola escapada a la piscina durante el verano, esta es la oportunidad que buscabas para darle un break y que recupere su fuerza. Tijera en mano, el estilista Yosley Baute sabe cómo lograrlo.

El pixie es el estilo en el cual el cabello va corto, juega con el volumen y la apariencia de movimiento, aportándole una suave y cuidada textura. Si lo peinas con gel para darle una apariencia recién lavada, combinará a la perfección con un maquillaje diurno sencillo. La piel despejada e hidratada a base de tonos luminosos será suficiente.

¡Si buscas un cambio más radical, estás de suerte! El pixie funciona al 100% con la amplia gama de tonos rojos que marca tendencia este año. Si no te bastase, prueba con un cerquillo desordenado o rápate un lado para profundizar el contraste con tus puntiagudos cabellos.

¿Vas de rumba después de la oficina, sin tiempo para acicalarte como Dios manda? Entonces, si tu cuero cabelludo es graso, tu pelo corto puede delatar la falta de lavado, pero mitigarás esa impresión con un champú en seco que lo deje como nuevo. No se trata de una opción para refrescar, sino para reforzar el volumen que te aportó el tinte rojo, prolongado con tus visitas mensuales a la peluquería. Ronze, blorange, rosa gold o mandarina: elige cuál te asienta mejor en función de tu color de piel y corte de cara. Poderosa, sofisticada y con aire punk. ¿Cuál es el dilema?

Menu