La dieta del embarazo

por
Anasús

Ya sabes que siempre eres lo que comes. Pero, cuando estás embarazada, la responsabilidad es doble. En ese período de la vida no puedes andar postergando el cambio de hábitos, sino que es imprescindible que te alimentes como debe ser.

Garbos quiere acompañarte en esa maravillosa experiencia que estás viviendo o vivirás, para que tengas los mejores consejos alimenticios para un embarazo perfecto. Oriéntate con esta compilación sencilla y abundante que te hemos preparado. No escatimes en exigencias. La salud de tu bebé lo agradecerá. Y la tuya también, por supuesto.

Variedad no es cantidad: No hay que desesperarse en pensar que debes comer el doble de tu ración habitual. Lo importante es que logres una dieta diversa. Se recomiendan alrededor de dos mil calorías diarias, con un 70 por ciento en cereales, pan y pasta, preferiblemente integrales. Ingiere, al menos, cinco raciones de frutas y verduras al día; y de dos a tres porciones de proteínas y lácteos desnatados.

Aumento comedido: A partir del segundo trimestre, incrementa un poco la necesidad de calorías. No puedes excederte en alimentos poco saludables, ni mucho menos restringir lo que comes. El aumento de peso ideal durante el embarazo oscila entre los nueve y doce kilogramos. No olvides la presencia de nutrientes y vitaminas como el ácido fólico, hierro, calcio y yodo. ¡No a las grasas!

Más y menos: No es importante que te llenes demasiado de una vez, sino que te mantengas alimentándote durante el día. Incrementa tu frecuencia a seis porciones diarias para que favorezcas la digestión y evites la acidez y pesadez del estómago que produce el embarazo. Mastica bien cada alimento. Complementa tu dieta con suplementos nutricionales y, en especial, el ácido fólico y las vitaminas prenatales con calcio.

Un litro más de agua: Aumentar el consumo de agua en un litro es recomendable en el embarazo. También son importantes los zumos naturales de frutas. Esto combate el dolor de cabeza, la retención de líquidos y el estreñimiento.

Mil veces no: Nada de alcohol, cafeína o infusiones. A moderar el pescado a dos o tres veces por semana, y evitar la carne de caza. Es importante reducir el consumo de dulces, refrescos y golosinas. Sustituye el vinagre por el limón, y emplea aceite de oliva. Nada de fiambres y embutidos, quesos sin pasteurizar o hígado.

Beneficios desconocidos: El aguacate favorece el crecimiento del bebé y ayuda a combatir las náuseas. Las nueces y frutos secos te proporcionan energía. El mango es una poderosa fruta que te provee de vitamina A y C y mucho potasio. El contenido de vitamina A en la zanahoria ayuda al desarrollo de tu bebé en los ojos, huesos y dientes, mientras que las espinacas favorecen al cerebro. Y no desestimes los huevos, solo cocínalos bien e incluye hasta dos en tu dieta diaria.

¡Asunto resuelto! Sigue estos consejos y tu embarazo será excelente. ¡Suerte!

Menu