Moda: ¡¿De revistas viejas?!

por
María Carla Figdomech

Dicen que fue una época de liberación, rebeldía, de escape a los convencionalismos o de diferenciación entre grupos. Mediante su ropa, se intentaba reflejar elementos de la identidad personal: la pertenencia a un movimiento urbano, a un grupo político o religioso, a una clase social.

Hoy, los ochenta están de regreso. Al cabo de vueltas y vueltas, la moda acaba siempre por reciclarse, ¿no es cierto?

Un look «pijo»

Ya entonces se les reconocía como grupo. Eran los chicos y chicas de educación esmerada con los modales más refinados.

Para ese efecto, opta por prendas clásicas en tonos neutros, que pueden ir desde trajes formales aligerados hasta jeans, pullovers y enguatada recogida al cuello.

Andar heavy

Compartían con otras tribus urbanas un interés por los colores oscuros y el cuero, en piezas decoradas con tachuelas, alfileres o cadenas.

Si te va este estilo, busca una chaqueta de cuero sobre un pullover de malla ajustado o con una imagen bien rocker. Compleméntalo con un jean oscuro, azul intenso o negro.

Busca en ferias de artesanía cordones y pulseras de cuero que puedas rematar con detalles metálicos. ¡Las botas altas de policía no te deben faltar!

¿Punk vs. Hippie?

Los setenta se enamoraron de la estética hippie, cuya esencia naturalista buscaba transmitir una energía de armonía universal. En materia de moda se llevaba la ropa desahogada, poca lencería, largas cabelleras y maquillajes nude o bien nulo. Después, su imperio declinó, pero nunca desaparecieron.

En contraste, los punk de los ochenta llevaban cabello rapado y colorido, con peinados que en ese periodo lucían estrafalarios ante ojos conservadores, y un maquillaje delineado, oscuro.

En el vestir iban más discretos: jeans, pullovers deshilados y chaquetas de cuero. Como accesorios, valían las medias de malla, las gargantillas y pulseras con púas de metal.

Rockabilly

Las chicas rocker de los ochenta inspiraban su look en las divas de los 40’s y 50’s. Posando de formas sugerentes, con sus labios rojos sobre rostro pálido y ojos renegridos, la femme fatale renacía irreverente.

Los escotes de corazón, hombros descubiertos, sayas de tubo y pantalones ajustadísimos de talle alto, son tus prendas claves; sobre todo en colores intensos o con brillo. Para el calzado, siempre tacones y de todos los colores, pero sin abusar de la altura, ¿sí?

 

Menu