Nueve técnicas para vencer el jet lag

por
Anasús

Tal vez no sepas que se le llama jet lag al conjunto de síntomas que queda en el cuerpo luego de realizar un vuelo atravesando varios husos horarios. Pero, seguramente, si has estado en alguna de esas travesías, habrás sentido los invariables padecimientos.

¿Cuáles son? Pues, aunque no son idénticos en todas las personas, pueden ir desde dolor de cabeza hasta falta de apetito, problemas de sueño, ansiedad, deshidratación, cansancio extremo o fatiga. No es necesario que nuestro reloj avance o retroceda varias horas, con solo cambiar tres, ya podrían asomarse estas peculiares señales en nuestro cuerpo.

Aunque algunos consideran que la dirección en la que se vuela influye, por lo general, los efectos pueden aparecer desde el este o el oeste, y durar horas o días. Las probabilidades de padecerlo dependen, asimismo, de la distancia, de las condiciones físicas en las que se viaja, y tampoco incide de la misma manera en hombres y mujeres. Quienes se trasladan con más frecuencia, suelen vencer mejor el trayecto.

Pero, ¿cómo tener mayor éxito en tu travesía? Garbos te ofrece algunas claves. Inténtalas si estás a punto de lanzarte al otro lado del mundo.

  1. Comienza a cambiar los hábitos desde días antes de partir. Las personas con horarios estrictos pueden sufrir más los cambios. Descansa todo lo que puedas. Si estás muy agotado, es más probable que te fatigues. Reposa un poco antes de salir.
  2. Viste ropa cómoda. Durante la travesía es importante que te sientas bien y no te ajustes mucho el vestuario ni el calzado.
  3. Hidrátate en abundancia. Bebe agua durante el vuelo para que tu cuerpo esté al máximo.
  4. Apenas llegues, ajústate al horario del país. Te dará la idea de que estás en onda con el ambiente.
  5. Duerme acorde a tu destino. Si te espera un viaje de trece horas, no vayas a regirte por el horario que dejaste, de lo contrario llegarás completamente desenfocado.
  6. Muévete en el aire. Durante el vuelo debes hacer el ejercicio físico indicado en los largos vuelos: caminar, levantar los pies, movimientos del cuello y torso.
  7. No abuses del café o cualquier bebida estimulante. Bebe solo un poco si lo deseas, pero sin rendir tu cuerpo.
  8. Aterriza de verdad. Evita atarte a los hábitos de horario que traes contigo. No tomes siestas, aunque lo desees. Esfuérzate por ajustarte a la hora del destino.
  9. Aunque se recomienda no comer mucho después de la llegada, lo imprescindible es que lleves una dieta ligera y rica en vitamina C.

Ahora que ya tienes varias técnicas, disfruta tu viaje. Estarás listo para aprender de todo lo que encuentres. ¡Sin efectos secundarios por jet lag! En Garbos te enseñamos a vencerlos.

 

Menu