Pasión por la sencillez

por
Anasús

El mayor sueño de Guido y Pavel es que cada persona logre encontrar un modo de reforzar lo mejor de sí. Por eso insisten en darle forma a todas las bellezas. ¿Quién dijo que existe una sola?

Para ellos, cada individuo tiene su sello. Y su talento consiste en hacer que brille cada virtud. Tal vez, por eso el público ama G.P, la marca que los distingue, y que Garbos se complace en presentar. Esta vez llega con aires de primavera gótica y desde un romanticismo refinado.

¿Cuál creen que sea el sello de G.P?

La sencillez de las líneas, del diseño, el aire romántico y ultra femenino de las piezas, discursando entre lo ingenuo y lo gótico.

¿Qué filosofía creativa los guía?

Embellecer la figura femenina, reforzar la autoconfianza y la seguridad.

¿Cómo deciden lo que harán?

Primero soñamos, y soñamos mucho y en grande. Luego, revisamos tendencias y buscamos inspiración para cuando encontremos los materiales con los que realizar nuestros sueños. También en ese momento, nos damos cuenta de que debemos ajustarnos y ceñirnos a lo que existe en las tiendas que nos proveen de estos materiales: telas, hilos y accesorios. Así, nuestros sueños se reducen al hecho de que hay que trabajar con lo que hay. Entonces, en ese instante, ponemos nuestra creatividad en función de un fin medianamente deseado desde el inicio.

¿Cómo es un proceso de trabajo a cuatro manos y dos sentires?

Pavel es el eterno soñador; Guido es la persona práctica que le recuerda a Pavel que no todos los sueños se hacen realidad. Esto nos ayuda a encontrar un equilibrio. Nos une la sensibilidad por lo exquisito, y el hecho de que los dos apreciamos lo hermoso.

En algunas ocasiones, uno propone y el otro enriquece la propuesta. Son dos puntos de vista diferentes que hacen mucho más completo el resultado. Los esquemas a veces son rotos por el otro. Lo que uno piensa como bueno, el otro lo convierte en algo mejor. Creemos que la confianza entre nosotros crece; también la seguridad y el reto constante de superación para enorgullecer a la contraparte.

¿Qué es lo mejor y lo peor de trabajar juntos?

Lo mejor es el apoyo y el hecho real de que cuando las musas de uno no están a tope, las del otro compensan. Lo peor es el constante reto que constituye sorprender al otro con una propuesta cada vez mejor. Somos muy críticos y exigentes. Al final es una ventaja porque nos obliga a un constante crecimiento profesional. Si se piensa bien… ¡no es tan malo ni es lo peor!

¿Cómo ven el mundo de la moda en Cuba?

La industria de la moda en Cuba se ha dedicado durante muchos años a uniformarnos, y mirar la moda como rezago de la burguesía: algo trivial, superfluo. La moda debe educar, reforzar confianzas y sacar lo mejor de todos. La ausencia de esta fortaleza en la industria ha obligado a los diseñadores a buscar, independientemente, espacios alternativos para mostrar su quehacer.

¿Qué representa su marca dentro del panorama nacional?

Creemos que existir es la mejor manera que tenemos de recordar. Creemos que en la sencillez se encuentra lo hermoso. Es el modo que tenemos de enseñar que, a partir de las tendencias internacionales, podemos crear un estilo cubano, con distinción y elegancia.

¿Y ubicados en el contexto internacional?

De esta manera mostramos al mundo que, aunque en Cuba no existe una industria de la moda consolidada, hay diseñadores con intenciones, con una elevada capacidad creativa. Las limitaciones para nosotros constituyen retos.

¿Que desearían cambiar del diseño cubano?

Las influencias negativas de la moda de países latinoamericanos que nos alejan del buen gusto, y vulgarizan la imagen del cubano (ropa de Ecuador, la deportiva de Miami o Venezuela). No porque sea barata, sino porque es de mal gusto.

¿Qué es la moda para ustedes?

Con la moda creamos, damos riendas sueltas a la imaginación, y educamos con el buen gusto. Es una herramienta que, bien usada, resalta lo positivo de las personas y embellece el cuerpo y el espíritu. Nos hace únicos y auténticos, es la manera de expresar quiénes y cómo somos.

¿Se consideran una marca a la moda?

Somos apasionados de la sencillez, el buen gusto y la funcionabilidad de las piezas. Creamos a partir de tendencias actuales, esto nos obliga a estar a la moda.

¿Cuáles son los límites entre el diseño y el arte?

No hay límites. Si los hubiese, cada día se estrechan más. La moda está considerada una más entre las bellas artes.

¿Dónde está la inspiración?

En la arquitectura, la flora, la belleza. A veces, los momentos más difíciles nos sirven de inspiración. Cualquier forma o estado de ánimo nos pueden provocar. También los recuerdos, las vivencias, el día a día…

¿Qué perspectiva le aporta a su trabajo el concepto libre que defienden de la belleza, y la idea de pensar en cada persona para crear?

La belleza nos condiciona, y teniéndola como premisa, cualquier resultado es bueno, porque la belleza es inspiradora. Todos tenemos zonas hermosas, y reforzarlas y apoyarnos en ellas es nuestro trabajo. Trabajamos pensando siempre en cada persona. La psicología de cada ser humano queda expuesta a través de lo que hacemos. Todos somos y pensamos diferente. En esa diversidad está el reto de hacer que cada persona se vea identificada con lo que hacemos.

¿Para quienes diseñan?

Para personas sensibles, de buen gusto, identificadas con nuestra propuesta y abiertas a nosotros.

¿Qué sueños serían imprescindibles para que Guido y Pavel sintieran que lo tienen todo?

Que las personas para las que trabajamos se sientan felices y con la capacidad de lograr sus sueños, solo con reforzar lo positivo en ellos. Entonces, habremos cumplido con lo que nos corresponde.

¿Qué distingue a la colección que ahora presentan a Garbos?

La tendencia floral es el plato fuerte de esta colección. Son piezas que resaltan la silueta femenina; románticas por excelencia, con cierto coqueteo gótico. Utilizamos tejidos frescos y vaporosos, transparencias y colores que remiten a lo primaveral.