Si quieres una noche diferente, yo sé de un lugar

por
Diana Ferreiro

La Casa de la Bombilla Verde –por aquellos versos de la canción «Monólogo», de Silvio Rodríguez– es, si se quiere, un refugio. Y hasta 11 y 6 en el Vedado –por aquella canción de Fito Páez–, llegan desde junio de 2016 los ávidos de excelente música en vivo, y también los habituales.

Guillen G. Ureta y Patricia B. Álvarez son, además de anfitriones, los creadores de un espacio que trasciende muchas veces el concepto de bar. Es, de alguna manera, un proyecto cultural que acoge no solo a músicos, sino a poetas, periodistas, diseñadores y artistas visuales en general.

Junto a la decoración vintage que rige el lugar, las paredes de La Casa exhiben la obra de artistas jóvenes cubanos que han encontrado allí un resquicio por donde colar sus creaciones. Fotografía, pintura, instalación, intervención del espacio, ilustración, todo cabe si tiene algo interesante que decir.

Y luego la música, por supuesto. La nueva generación de cantautores del país convive en La Casa de la Bombilla Verde con importantes músicos como Pedro Luis Ferrer, Ray Fernández, Leonardo García, Roly Berrío y el resto de La Trovuntivitis, además de artistas internacionales que andan por La Habana y se dejan caer por allí.

Una bombilla verde –no podría ser de otra manera–, da la bienvenida junto al exquisito aroma que desprende la cocina: una mezcla de comida mediterránea con cocina cubana, y que sale de las manos del propio Guillen. Cervezas frías y coctelería para todos los gustos.

Y aunque es imposible pasarla mal en un lugar con tantas cosas lindas que ofrecer, acá les dejo algunas sugerencias para que su noche sea verdaderamente inolvidable:

Si lo que buscan es disfrutar de un concierto, entonces deben ir jueves, sábados o domingos. Consulten en su página de Facebook la cartelera para cada fin de semana, y así sabrán quiénes son los artistas invitados y si es lo que desean escuchar. Sigan la página de cerca, muchas veces hay sorpresas entre semana.

Reserven una mesa. La entrada a La Casa de la Bombilla Verde es libre hasta completar el aforo, y muchos de los artistas que invitan la llenan con facilidad.

Si lo que buscan es una noche tranquila, para conversar, para enamorar, para ponerse al día con un amigo, entonces vaya cualquier día. Abren a partir de las 5:00 p.m. y hasta las 8:00 p.m. más o menos es un lugar muy tranquilo.

Ordenen una tortilla de patatas española. ¡Guillen es el mejor!

Puedo recomendarles algún coctel, pero estaría apelando a mi gusto personal. De todas maneras la cerveza siempre está fría y las caipiroskas son excelentes.

Probablemente lo hagan pero, por favor, ¡no dejen de ir al baño! Es pequeñito y sencillo, pero muy chulo. No les adelanto más.

Esto es básicamente lo que deben saber. Si por allí pasaran, recuerden…

 

Menu