Tu casa, ciudadana del mundo

por
María Carla Figdomech

Dime, espejo mágico… Los espejos multiplican tus espacios. Ovalados, redondos, con grueso enmarcado o monturas aéreas, sobre una coqueta o desde el suelo, en el cuarto o en la sala. Verás espejos por todas partes.

¿Dónde dejé la foto? Como una galería, las casas se llenan de arte. Marcos antiguos vacíos se combinan con portarretratos home made de cualquier tamaño. Láminas recortadas y cuadros originales, se acoplan en el espacio con objetos que recobran vida: cámaras fotográficas, máquinas de escribir, piezas de computadora y celulares. ¡Todo califica!

Me ves, no me ves. Las cortinas ganan protagonismo en 2017, y complementan el ambiente. Ya sean plegables o de tela, las más sobrias compaginan con ambientes neutros y modernos, pero también aportan un toque relajante en sitios un poquito recargados. En cambio, pueden tener a cargo el colorido si escoges diseños atrevidos, como estampados con motivos geométricos o florales, parcheadas en distintas texturas o de varias capas asimétricas en vivos colores.

Un ambiente, mil ambientes. Los modestos estudios y los lofts de antiguo uso industrial, continúan en la preferencia de los más independientes. Espacios indivisos, cuya intimidad apenas preservan delgadas cortinas, una puerta que no toca el techo, diferentes niveles sin pared, son recursos del momento. ¡Aprovéchalos!

Total Style. De los ’80 regresa el eclecticismo con aires de reciclaje. ¡Recorre seis décadas y cinco continentes el mismo día! Un salón vintage de 1950, lleno de flores y tonos pastel. Una cocina industrial de los 2000, con estucados, ladrillos vivos y decorados metálicos. Un baño como fiordo nórdico, con fríos claroscuros. Una terraza de inspiración rústica chic, como cabañas de película. Los vivos colores del pop sesentero. La racionalidad del estilo militar. ¿Qué prefieres?

¡Sorpresa, sorpresa! ¿Una cómoda estilo Luis XVI con gavetas de colores? Pues sí, a personalizar hasta los muebles clásicos y reconvertirlos a la estética del mobiliario DIY. Hay mil variantes: acabado de pizarra y letreros con tiza, papel tapiz estampado o multicolor, áreas pulidas y otras a medio hacer. Encuentra tu propio camino y adáptalo a la decoración de tu hogar.

Horas de descanso. Lo mismo en la sala o en el dormitorio, diversos tipos de sofás y butacones juegan a armar caprichosos conjuntos. Se vale rescatar del garaje la butaca de la abuela, y aderezarla con pinturas y damascos que ella difícilmente aprobaría. Otro icono de temporada: el columpio de interior, de recio aspecto militar o como una pieza de una dinastía china.

Pero, la gran revelación de la moda decorativa, es la cama. Las verás con bases de pallets de almacén, cabeceros suntuosos y con sobrecamas como una alfombra mágica. ¿Todo a la vez? ¡Qué locura!

Partir, partir. Las maletas llenan esos espacios vacíos a los que les faltaba algo, pero no sabías qué. Las encontrarás a modo de mesita de centro con un vidrio grueso encima, como gaveta auxiliar en tu habitación, o en una esquina del comedor para colocar tu equipo de música. ¡Es como tener un trozo del mundo en casa!

Menu