Un (re)descubrimiento de este (y el otro) mundo

por
María Carla Figdomech

La serie Good Food, salida al aire por la cadena BBC, le dedicó una emisión. En el mundo desarrollado no se habla de otro tema. ¡Hasta la Organización de Naciones Unidas le dedicó el 2013, como su año internacional! ¿Qué alimento es este, que acapara la atención (y los paladares) de tantos? Pues se trata de la quinoa.

Por su alto contenido proteico, lidera actualmente las dietas vegetarianas, macrobióticas y de personas veganas. Los nutricionistas la recomiendan por ser una rica fuente de nueve aminoácidos esenciales y los alergiólogos por contener cero gluten. Los especialistas en padecimientos cardiovasculares la valoran por sus propiedades antinflamatorias, por aportar ácidos grasos Omega 3 y más grasas monosaturadas que otros cereales, así como por contribuir al control del índice glucémico, dado su alto grado de fibra. Por si fuera poco, contiene además vitamina B y E.

Tiene una graciosa forma de bolita que, al hervir, muestra una «cola» blanca diminuta y se torna suave y cremosa. Se conocen dos variedades: rojiza y blanca. Si no se lava bien, después de cocida, su sabor puede ser un poco amargo. Para erradicarlo, se recomienda dejarla reposar un rato y cambiarle el agua antes de prender el fuego.

Su presencia en las culturas andinas se remonta a varios milenios. Fue un alimento básico para los incas, y aún lo es extensamente entre sus descendientes. Se considera original de Perú, aunque Bolivia y Ecuador también la cultivan. A raíz de su «redescubrimiento» por Europa y Estados Unidos, hoy representa un renglón económico de peso en los países productores, y sus costos han subido. Por ello, defensores de los pueblos originarios de Sudamérica se han pronunciado por preservar el derecho a mantenerla entre sus tradiciones.

Los chefs ya han innovado con quinoa en diferentes recetas; resulta muy noble de combinar por ser considerada un pseudo cereal –alternativo al arroz, cuscús y bulgur-, cuando realmente está emparentada con la acelga, la remolacha y la espinaca. Lo mismo batida con leche en la mañana, que preparada como hamburguesa en horario de almuerzo o con frutas en la noche, se va afianzando entre los alimentos más demandados en muchos hogares. ¿Ya la probaste?

 

Menu