Una boda con aires de fiesta

por
Anasús

Aunque generalmente te regalamos nuestras apreciaciones y las de especialistas foráneos sobre cómo decorar o dar vida a alguno de los espacios que habitas, esta vez las consideraciones llegan en voz de una experta del proyecto de organización de eventos Aires de Fiesta. Gillian Ezquerra conversó con Garbos y compartió algunos de los consejos esenciales que necesitas conocer para organizar la boda de tus sueños, en caso de que la situación corra a tu cuenta. También detalló muchas de las rutinas que este equipo de trabajo sigue y que puedes adaptar a tu experiencia. Pero sabes siempre que otra buena opción es contratar sentires especializados. Así que en Aires de Fiesta ya tienes nuestra sugerencia.

¿Cómo distinguir cada evento?

Una de las premisas  de nuestro trabajo es que cada evento que realicemos se distinga del resto. Así que lo primero que hacemos es conocer a nuestros clientes, su historia y sus gustos, para ir delineando el  estilo. También influyen el espacio y los invitados que se esperan.

¿Cómo se diseña la decoración de los eventos? ¿Qué verdades generales no pueden fallar?

Tres momentos fundamentales rigen este proceso. El primero es conocer al cliente. El segundo tiene que ver con los sueños y las aspiraciones, tanto de nuestro equipo creativo como del cliente, intentando conciliarlos con el espacio en el que se realizará el evento, pues cada propuesta se concibe como trabajo de mesa a partir de una idea inicial, pero debe ser adaptada a las áreas donde se va a ejecutar el proyecto y al estilo de la propuesta en cuestión.

«El tercer momento implica fusionar el proyecto a nivel creativo en su integración con el entorno. Revisar qué ideas son objetivamente realizables, cuáles deben ser sustituidas o qué materiales podrían funcionar mejor».

¿Cómo fluye la rutina productiva en ustedes? ¿Cómo asumen un proyecto nuevo?

Cada proyecto es atendido por un equipo que incluye al gestor del evento, la persona que intercambia con el cliente desde el primer contacto. Una vez definidos los servicios que se requerirán —ya sea organización con decoración y fotografía, o solo la decoración— otros miembros del equipo se van sumando.

«Con la información que vamos reuniendo, las preferencias en cuanto a estilo, gama de color y tema, se comienza a trabajar en una o varias propuestas que son discutidas primero internamente y luego presentadas al cliente para su aprobación».

¿Podrías detallar algunos aspectos que no pueden faltar de acuerdo al tipo de evento que sea?

Ante cualquier evento, lo primero es correr riesgos, innovar, crear, nunca repetir el mismo concepto. Podemos trabajar mil veces una temática marina o un vintage habanero, pero no de la misma manera. Lo segundo es escuchar a cada miembro del equipo, pues cada uno tiene algo que aportar desde su visión y formación. Lo tercero es estar preparados para cualquier contingencia que pueda presentarse durante el montaje. Si es un evento en exteriores, hay que tener presente que el clima de la Isla es muy variable, por lo que habrá que concebir un plan B en caso de lluvia; o contar con la fuerza del viento, que puede arruinar una decoración perfecta si no se concibieron soluciones resistentes para los arreglos florales, para la papelería o hasta para las velas. Si estamos ante un evento nocturno, no prever suficiente iluminación puede resultar fatal. Y especialmente hay que velar porque el concepto de la decoración se avenga al espacio.

¿Qué consejos regalarías a Garbos para cualquiera que se enfrente a la organización de un evento íntimo?

Sea grande o pequeño el evento, lo primero es definir cuestiones básicas como el carácter formal o informal, el número de invitados y el área de la casa donde van a ser recibidos. Optar por un ambiente sencillo y acogedor, disponer velas en cada rincón que lo permita (hasta en el baño) y utilizar flores frescas que pueden ser arregladas como centros de mesa, utilizando pomos de conserva, cajitas de madera o latas —eso que guardamos para reutilizar en cualquier momento— es una opción al alcance.

«Para reuniones informales en terrazas, balcones o jardines, crear espacios con cojines y libros puede contribuir a un ambiente relajado, y quizás no esté de más dejar uno o varios mensajitos simpáticos a lo largo del camino, en cualquier superficie disponible. Para eventos más formales, lograr que la mesa servida sea la protagonista del espacio puede ser una buena estrategia. Un mantel sencillo, servilletas de tela, un arreglo floral al centro y pequeñas velas, acompañados por una elección inteligente de la vajilla, son suficientes para lograr impactar a quienes te visitan.

«Aprovechar las ventajas naturales de la casa, y ponerle un extra de amor y creatividad, asegurarán un evento que familiares y amigos recordarán».

¿Y en el caso de las bodas, que es nuestra motivación de este mes?

Si estás comenzando a preparar la boda, elegir la fecha y la locación es tan importante como definir el estilo, la gama de colores o el número de invitados. En cuanto a la decoración, todo dependerá de lo que los novios deseen y de su presupuesto, pero lo fundamental es encontrar un punto medio en el que se sientan cómodos. Tener una visión clara de lo que desean ayuda en la organización.

«Los imprescindibles: un look cohesionado en toda la boda, desde la ceremonia hasta la recepción. Definir si será un casamiento tradicional o adaptado a un tema, y que puertas, rejas y ventanas den rienda suelta a la inspiración. Las flores naturales siempre van a realzar cualquier espacio y bien seleccionadas pondrán el toque de color en la ceremonia.

«Para el cóctel o la cena, se recomiendan áreas espaciosas en las que los invitados puedan intercambiar. Que no falten el área del photobooth para las memorias simpáticas y el candy-bar o mesa de dulces, algo que todos agradecen mucho. Otra imprescindible es la iluminación en el horario nocturno, desde las velas que aportan romance e intimidad, hasta las guirnaldas de bombillos, fairy-lights o lámparas más clásicas.

«Para cerrar, esos pequeños detalles que se pueden personalizar para cumplir una función práctica y ornamental: los conos de arroz o pétalos para lanzar a los novios, los números de mesa, el libro de firmas o cuadro de huellas adaptado a cada pareja y las tarjetas para agradecer a los invitados. Con creatividad y sin perder de vista el ambiente que desean los novios… ¡todo es posible!».

Menu