Éxito a lo Salomé

por
Anasús

Quizás no conoces todos los detalles del recorrido de Salomé por el mundo del diseño. Este dúo de madre e hija (María Salomé Morales y Catherine Dorticós) tiene mucho que contar si de modas se trata.

Por esa razón han llegado a Garbos. Encontrarás en Salomé Casa de Modas, todo lo que quieres para esa ocasión especial. Conversamos con las responsables de tanta creación. Un diálogo a dos voces, por eso ambas forman parte de un sueño común.

¿Por qué te uniste a tu mamá en el diseño de modas?

Catherine: En realidad, no me «uní», siempre he estado. Crecí junto a ella (en todos los sentidos). Desde pequeña le decía cómo quería que me hiciera mi ropa, y entre las dos creábamos lo que usaba. En ese proceso surgió el negocio. Ella empezó a diseñar y coser ropa para vender con una amiga, y yo siempre le daba ideas. Me encantaba ver cómo todo lo que imaginaba se materializaba.

¿Qué tipo de piezas es la que más disfrutas crear?

C: Lo que más me gusta crear (aunque no es lo que más hago) son vestidos de salir, exclusivos que nadie más tendrá, largos, elegantes, sensuales. Esos que hacen sentir la mujer más hermosa del mundo. Pero, por su demanda, me he enfocado más en la ropa infantil. Necesitaba vestir a mis hijos y es difícil encontrar ropa de niños.

Empecé a hacerla y lo disfruto mucho, sobre todo al ver el resultado final. Las prendas infantiles se ven preciosas ya terminadas, y, cuando los niños se las ponen, es una experiencia indescriptible, principalmente en los desfiles. Al ver a 15 niños luciendo mis diseños, y todos están adorables y felices, me da una gran emoción.

¿Cómo hacen para abarcar públicos y estilos tan diversos?

C: Creo que abarcar públicos tan diversos se debe, en gran parte, a que somos madre e hija, dos generaciones diferentes, con dos personalidades distintas. Ello influye en que nuestros diseños sean muy diversos, y algunos alcancen un punto medio entre las dos.

¿Cuál creen que sea el sello que define a Salomé? ¿Cuál es su filosofía?

C: El sello que define a Salomé como marca es la elegancia. Ella es una mujer muy elegante y lo impregna en todas sus prendas.

Salomé: Elegancia, sencillez y calidad. Debe prevalecer la calidad. Intentamos hacer diseños sencillos, elegantes y prácticos, para personas de buen gusto.

¿Cuánto cambia, en la realidad productiva y de mercado, la apertura de Salomé? ¿Cuál ha sido la reacción de las personas después de la inauguración de la tienda? ¿Qué es lo que más buscan?

C: La apertura de la tienda es la realización de un gran y viejo sueño. Implica exigencias porque nos obliga a un incremento en la producción, pues el público está constantemente demandando nuestros productos. Antes trabajábamos en una colección, en una línea para un desfile, en ferias. Se vendía al momento y en los días siguientes, los clientes hacían encargos, y todo iba a un ritmo más calmado.

Ahora hay que producir porque el cliente está afuera esperando para comprar. No puedes tener una tienda vacía, tenemos que mantener activas todas las líneas de trabajo (lencería, infantil, hombre, femenina elegante, femenina casual).

Los clientes habituales están felices por la apertura de la tienda, y van buscando las novedades y lo convencional. Llega mucha gente buscando la ropa de lino y la colección «Sueños», que tiene su propio público. Muchas compran la lencería para ellas mismas, están al tanto de los nuevos diseños y también es muy demandada para regalar.

¿Cómo funciona el trabajo en colectivo? ¿Cuál es el secreto para la comunicación profesional entre tú y tu mamá? ¿Cómo funciona el diálogo con el resto del equipo?

S: El trabajo en colectivo es muy dinámico. Aunque cada cual tiene su rol, siempre salen opiniones a relucir y se toman en cuenta. Las costureras dan ideas maravillosas que terminan otorgándole un giro al diseño original y logrando un resultado mejor del esperado.

Entre nosotras dos la comunicación fluye bien, gracias a que tenemos distribuido el trabajo según nuestras preferencias. Yo llevo la colección «Sueños», Cathy, la infantil, y entre las dos diseñamos las generales. Me ocupo de la parte más clásica, más de señora, mientras que ella se encarga de la más juvenil y actual.

C: Aparte del diseño –que ya mami explicó como lo hacíamos–,  ella se ocupa del área de la producción. Yo, un poco más el tema comercial, promocional, la organización de los desfiles y otras actividades. Siempre contamos con la opinión de la otra. Eso es fundamental.

¿Qué no puede faltarle a una mujer que pretenda emprender un negocio como lo han hecho ustedes?

C: En primer lugar, amar lo que haces. Cualquier cosa que sea, debe gustarte, enamorarte. Eso seguido de constancia, perseverancia, mucho trabajo, confianza en una misma, en lo que se hace y la voluntad para seguir adelante, pues obstáculos hay miles. Además, nosotras nos tenemos la una a la otra, lo cual hace más fácil y divertido seguir este viaje.

¿Qué distingue a «Sueños»? ¿Qué no puede faltar en una colección de lencería? ¿Qué piezas recomendarías para una noche de bodas?

C: La colección «Sueños» surge como una necesidad de rescatar la tradición que tenía la mujer cubana de usar lencería femenina atractiva en el hogar, algo que estaba totalmente perdido. Es un estilo de lencería sensual (sin llegar a lo totalmente sexy), lo cual permite usarla no solo en la intimidad, sino en la vida familiar, dado el hecho de que no todas viven solas.

Es una colección donde se utiliza, principalmente, el satín y se complementa con técnicas artesanales, dándole un toque de distinción a la colección.

No deben faltar las transparencias. Nosotras usamos el georgette a juego con el satín para lograr este efecto (de ver y ocultar a la vez), para dar rienda suelta a la imaginación del espectador. También empleamos encajes, que sustituimos por aplicaciones tejidas a mano con diferentes técnicas. Para la noche de bodas, recomendaría un juego largo de déshabillé transparente, del color preferido de la novia, con el que se sienta más sexy.

¿Qué las inspira?

C: Nos inspira la gente, hacer diseños que incorporen la artesanía y que nos ayuden a lucir bien, a fluir con la naturaleza, con la ocasión, con el clima, a formar parte de un entorno agradable, armónico. Nos inspiran nuestras clientas cuando llegan buscando un vestido para cualquier ocasión o para una tan especial como una boda.

¿Qué es lo que puede resultar más difícil en el mundo del diseño en Cuba? ¿Y lo mejor?

C: Lo más difícil en el mundo del diseño en Cuba es obtener la materia prima. No contamos casi con ningún establecimiento que provea los materiales necesarios para confeccionar la ropa, no solo la tela y el hilo, sino el sinfín de accesorios necesarios para producir los más sencillos diseños.

Lo mejor es que esa escasez hace que la creatividad se desarrolle cada vez más, en aras de suplir esas carencias y poder mantenernos a la altura del diseño internacional.

Si fueras a resumir la historia creativa de ustedes antes de llegar a Salomé, ¿cuáles cinco momentos no podrían faltar?

1. El principio. El momento en que Salomé se une, como cuentapropista, a una amiga para producir ropa a muy pequeña escala, para un reducido número de clientas potenciales. Se realizaban desfiles de moda en el patio de nuestra casa, donde participaban amistades y familiares. Entonces, el público eran amigas, amigas de las amigas.

2. La entrada de Salomé a la ACAA y al FCBC. Comenzamos a comercializar en ferias como FIART, Arte en La Rampa, Arte para Mamá, así como la realización de desfiles de moda en esos mismos espacios.

3. El lanzamiento de la controversial colección «Sueños» en FIART, con el apoyo del FCBC. Esta colección fue criticada, acuñada por muchos de superflua y banal. Además de que era contradictorio y difícil de entender la mezcla del satín con técnicas artesanales. Sin embargo, esta característica es la responsable del indiscutible éxito de la colección. Es en lo primero que piensan nuestros clientes cuando se menciona a Salomé.

4. Creación del Proyecto Armonía. Aquellos desfiles que se hacían en casa hubo que mudarlos a un espacio mayor por la gran cantidad de personas que asistían. De esa forma entramos al hotel Château Miramar, donde, aparte de los desfiles, logramos tener un espacio de venta en el lobby (nuestra primera tienda) con la colaboración de otros artesanos y a través del FCBC.

5. Por último, la creación de Salome, Casa de Modas.

¿Cuál es el mayor sueño que tienen en el mundo del diseño de ropa?

S: Nuestro mayor sueño es volver a hacer cuatro o cinco desfiles al año para presentar nuevas colecciones a nuestro público, como hacíamos antes, pero en nuestra Casa de Modas.

Menu