Promoted Stories

Zenit Tattoo: arte de la piel

por
Diana Ferreiro

El símbolo del proyecto es una vieja cámara Zenit que el padre de Ana Lyem Lara le regalara cuando era pequeña. La magia del lugar, lo que te atrapa al llegar a la sede de Zenit Tattoo en Santa Fe, es el profesionalismo que se respira junto a la tinta, mezclado con ese ambiente amigable y acogedor que saben crear los buenos anfitriones.

«Zenit Tattoo Estudio funciona mediante la armonía y la pasión que tenemos hacia el tatuaje que, junto al arte y la música es nuestro estilo de vida. Tratamos de tener todos los materiales correctos para brindar el mejor servicio posible a pesar de las necesidades de suministros y de no haber una licencia que regule esta actividad», explicó Alberto Ferrer, manager del estudio en entrevista con Garbos.

Ana Lyem es entonces la artista principal de Zenit Tattoo, a quienes se unió luego Osbel Sanabria. Los diseños, llevados por los clientes o sugeridos/mejorados por ellos, y la maestría a la hora de pinchar la piel, han convertido al estudio en obligado referente para los amantes del tatuaje.

«Las personas vienes a nuestro estudio con mucha variedad de diseños y a nosotros nos encanta hacer todos los estilos, pero nuestras preferencias son los tatuajes simétricos, tradicionales, reproducir obras de arte de artistas visuales, ya sea a color o gris y negro».

Las reglas, como toca en un espacio profesional, son estrictas. Encaminadas a cuidar la salud de los clientes, la integridad del lugar y de los artistas, las personas que lleguen hasta Zenit Tattoo en busca de un diseño en su piel, no deberán ingerir bebidas alcohólicas o llegar a su cita bajo los efectos del alcohol, no fumar dentro del estudio, avisar con anterioridad la cancelación de una cita, y venir acompañado de un tutor legal si el cliente es menor de edad. Reglas que hacen de Zenit Tattoo un espacio mucho más confiable.

Y luego está el arte. Elegancia, buen gusto, productos confiables, impecables condiciones de higiene y seguridad, son normas también de la casa. Si amas la tinta, el ruido de la máquina mientras repasa las líneas y moldea las sombras, Zenit Tattoo es la mejor experiencia.

Apostando, como todo artista, por que sus obras sean reconocidas como tal, Ana, Alberto y Osbel no dudan en que el tatuaje es una genuina expresión de arte. Y que la sociedad va camino a reafirmarlo.

«Yo creo que sí, en los últimos años la evolución del tatuaje a traído consigo que las personas lo miren como otra representación del arte, de la moda, con valor personal etc. Creo que los tabúes están terminando y pronto acabarán, muchas figuras de la música, el deporte, el arte, están tatuadas, y eso ha ayudado a que el tatuaje se vea desde otra perspectiva y cambie su dirección en los próximos años».

Menu